El otro engranaje

Clara, evidente, manda la libido.
La fidelidad, brumosa palabra.
Con su incierta lista de gestos prohibidos,
muerde siempre menos de lo que ladra.

Entradas populares