megustaquien

"Las chicas en las que estoy interesado no me dan ni la hora. Y las que a mí no me interesan, sí me dan bolilla. ¿Por qué sucede ésto?"

Es muy fácil saber por qué sucede ésto.
Es algo así como una cadena de prioridades.
Se establece por MIL razones, sinnúmero de razones, pero desde luego en la naturaleza el que desea que una especie prospere, infunde deseo. Y el deseo es siempre por el más fuerte, por el más lindo, por el más dotado.
Y entonces, quién es el que primero elige? Aquel con quien todos quieren estar.
Y hay una que es la número 1, otra que es la número 2, otra que es la número 3 y la número 4...
Los que están en ese lugar, son codiciados por todos. Pero a medida que usted desciende en esta lista de prioridades, ya el número 78 no tiene tanta suerte con la número 4.
Y entonces, ponele que este muchacho esté en el número 15, hasta el número 14 no le dan bolilla, del 14 para atrás son las que a él no le gustan, ESAS SÍ LE DAN BOLA. 
Generalmente es así, y estadísticamente funciona así. Así que no es un prodigio que las minas que a usted le gustan no le den bolilla y las que no le gustan sí.

Es muy raro que haya un 50 para un 2, por ejemplo. Salvo un engaño de la naturaleza, y es para que no se extinga. 
Este cálculo es mucho mejor y más complejo:
El tipo termina por enamorarse de la número 54 creyéndose que es la número 1, y vos lo ves del brazo por la calle con la 54 y vos la ves y te dice: te presento a 1. Y esa resignación cósmica, de resignarse con la 54 y que al rato ya no te conforma sino que te gusta, y al rato empezás a creer que la realidad es que es la reina del corso, eso salva a la especie, porque sino en pocas generaciones se extinguiría, porque todos querrían estar con la número 1 o con la número 2...

Entradas populares