De mitades

- Hola.

- Hola.

- Hoy te llamé... Dónde estabas?

- En mi casa.

- Es mentira eso.
Bueno, ayer querías hablar conmigo y yo no te pude dar bola porque estaba con esta pelotudez de los muebles... qué paso?

- Que me vuelvo a mi casa.

- Y qué quiere decir eso?

- No sé. De verdad.

- Okey. Te creo. Qué más? No me estás diciendo todo.

- No, no te estoy diciendo todo.

- Y cuándo me lo pensás decir? Qué hago, te llamo mañana?

- No, yo te llamo.

- Mañana?

- Sí, mañana te llamo.

Entradas populares