De relaciones pasadas

Uno de los principales motivos por los que alguien se queda atado a una relación pasada, es que hay personas con muy poca capacidad de dar algo por perdido. Viven un "no" a la relación, como si se les estuviera diciendo "todo lo tuyo no sirve, no gusta y no gustará a nadie más en la vida". Y no es así.
La búsqueda del perfeccionismo también es responsable de que no se pueda dar una relación por concluida. A menudo, se piensa: “No fui lo suficientemente bueno. Pero si me diera más tiempo podría mostrarle mi mejor parte y así aprendería a amarme”. Los perfeccionistas ven el hecho de dejar ir al otro como una señal de fracaso personal, en lugar de tomárselo como lo que es: una relación que no está funcionando porque una de las partes descubrió que ya no se llevan tan bien como antes.

Entradas populares